Taller de relajación

A pesar de que parezca sencillo, a menudo lo sencillo es lo más difícil de poner en práctica.

La relajación en nuestra sociedad es un concepto que va muy ligado a la realización de alguna actividad lúdica, o placentera. Pero la relajación consciente a la cual el yoga hace referencia es una experiencia totalmente distinta. La dificultad reside en que nuestra identidad más profunda -el observador consciente que se halla en el fondo- muchas veces se encuentra identificada con lo externo, girando entorno de los deseos, las expectativas, los miedos...


Relajarse implica entonces el reconocimiento del rol de ese observador y la descarga de tensiones inconscientes, tanto en el aspecto mental, como emocional y físico. Sat Hari insistió en la comprensión del funcionamiento de nuestra mente y cómo la auto-observación sistemática, en la vida cotidiana, es la pauta más fiable para adentrarnos en el descubrimiento de nuestras continuas reacciones automáticas.


Durante toda la jornada que duró el taller, con apenas una parada para un tentempié, profundizamos en la diversidad de técnicas que el yoga ofrece para alcanzar una experiencia de relajación consciente. Esto es de importancia capital, pues es el requisito previo y la antesala a cualquier estado meditativo.


Las siguientes imágenes ilustran algunas de las prácticas realizadas; asanas, pranayamas, meditación...



¡Buena práctica!

Sat Nam.